Un emprendedor social tiene una vida de SERVICIO, beneficiándose primeramente él mismo; pues de esta manera trasciende y deja un legado con quien comparte tiempo.