Un emprendedor social adquiere SABIDURIA al tener su identidad clara, reconociendo sus fortalezas y talentos, asumiéndose como único y con un objetivo en su vida.